Internet y las noticias falsas

Opinión

Por Ángel López López

La propaganda opinativa, debido al impacto de las redes virtuales globales, se constituye en opinión pública generalizada y ayuda a banalizar cuestiones importantes, calma la indignación y se desvalorizan situaciones de gravedad.

La libertad de expresión actualmente no tiene ninguna relevancia, ni su coerción ni su defensa a ultranza, por el simple hecho de que la libertad de expresión ha dejado de tener validez en un mundo en el que se controla desde la las instituciones educativas nuestra libertad de pensamiento, siempre anterior a la propia expresión. Por censura actualmente no entendemos que los hechos se oculten o se nieguen, sino que son presentados públicamente de forma masiva, en ocasiones previa adaptación a interpretaciones tranquilizadoras, y por último, edulcorarlos para que pierdan todo su significado.

Actualmente no se censura la información, ya que en el marco legalista de los países en la época presente estaría muy mal vista la coerción de esa libertad; sin embargo, se ha configurado una estrategia que tiene el mismo objetivo que la censura: evitar que la información provoque una reacción en la vida cotidiana. Para evitar la crítica que conllevaría la censura directa, se ha puesto en marcha otro tipo de censura con otras características pero la misma finalidad, se potencia la sobrecirculación de informaciones para que no sean asimiladas ni retenidas por la sociedad. La nueva censura consiste en la puesta en movimiento de un circuito de informaciones inmenso que quedan en un limbo de superficialidad y espectáculo como mercado. Esto significa que se inhibe el potencial activista ligado al conocimiento de información, se torna en una actitud pasiva de consumidores de información.

Compartimos un texto en facebook o twitter y ya creemos haber cambiado nuestras vidas, sin haberlo incorporado verdaderamente a nuestras acciones cotidianas. El origen de por qué existen las noticias falsas responde directamente a esta sobrecirculación de información, todo es noticiable, todo es falseable, todo aporta a la generación de un continuado estado de shock que promueva la inacción. Las noticias

falsas son una herramienta más inserta en esta estrategia de los lobbies comunicativos, que promueven la sobrecirculación de informaciones, favorecen que todo aparezca confuso, que la verdad sea infravalorada y quede en entredicho continuamente, fomentan la desconfianza absoluta en cualquier información, es decir, que nada parezca verosímil.

Si nada es creíble, nada es cierto, pero al mismo tiempo también puede ser todo cierto, creando un espacio de confusión y un agujero negro para el periodismo. El lanzamiento de las noticias falsas no parte de ninguna institución ni grupo empresarial concreto, ni parte de ninguna explicación conspirativa, sencillamente la estrategia planificada se traslada de arriba a abajo, y se pone en marcha por los mismos consumidores de informaciones, que facilitan su acceso a través de las redes sociales a un nuevo estatus de creadores de noticias. La sociedad se convierte a la vez en productora y consumidora de noticias, sin importar cuánta verdad hay detrás de las mismas, creando así un mercado de información que aumentan la crisis de nuestro modelo de vida desesperado, y genera una suculenta acumulación de capital a quienes recogen los beneficios de ese flujo.

Tener información se ha desvinculado de tener un correcto conocimiento sobre nuestro contexto social inmediato, a través de la tecnología se favorece la creación de apariencias de convivencia, vínculos virtuales efímeros y deshumanizados, que evitan el compromiso comunitario y nos lanzan al confort más individualista. El imperio del bulo, de momento, va ganando terreno.

Anuncios

Crónica de un temblor anunciado

Crónica

Por Ángel López López

Nota: este texto se escribió un par de semanas antes del temblor del 19 de septiembre

El pasado jueves 7 de septiembre la tierra tembló con una potencia de 8.2 grados en la escala de Richter en el sureste de México, y en ella se desvanecieron la vida de casi un centenar de personas. A las 23:49 horas de la noche, y con una duración de pocos minutos, casas e infraestructuras humanas se vinieron abajo como un castillo de naipes, la firme piedra se plegaba a la sacudida que tenía lugar mar adentro y a decenas de kilómetros de profundidad.

El punto exacto es ya bien conocido por la población de la zona, pues se trata de la confluencia entre las placas tectónicas conocidas como Norteamericana, Cocos y Caribe. Un triángulo fulminante para quienes pisan el suelo que algún día fue el ombligo de la luna, y que retumba como un huehuetl regularmente de manera anunciada.

En el municipio de Juchitán, en Oaxaca, se registraron los daños más graves y sin duda el dolor más intenso de un pueblo que para no caer al infierno, se impulsa hacia el cielo redentor. En Chiapas el mar quiso abrazar la tierra y extendió sus manos en forma de marea varios metros hacia adentro.

En Guadalajara no sentimos el sismo, pero eso no nos hace despreciar la magnitud destructiva que ha tenido en estados a los que sentimos muy cercana su gente: Chiapas, Tabasco, Oaxaca, Puebla, Guerrero, Campeche, e incluso en el país vecino de Guatemala.

La cuna del campesinado rebelde, de las comunidades indígenas y de los que desean dejar de ser explotados ha sido golpeada por este fuerte sismo, San Cristóbal de las Casas se estremecía al conocer la muerte de dos hijas de su pueblo.

La madre tierra puede darnos y quitarnos intempestivamente, pero las comunidades humanas que aún sienten cerca la naturaleza y luchan por armonizarse con ella nos dan auténticas lecciones de solidaridad y coraje en momentos como este.

Las fake news y cómo lidiar con ellas

Opinión/ensayo

Por Mónica Navarro Díaz

Para empezar, ¿qué son las fake news? Es un tipo de periodismo amarillista que consiste en transmitir información falsa vía redes sociales. Son escritas y publicadas con el motivo de dañar marcas o personas para de esta manera llamar la atención del público, entrando a la fama y en algunas ocasiones hasta generando dinero.

Las noticias falsas llevan titulos exagerados que saben que van a atrapar tu atención utilizando temas actualmente populares.

Formas de identificar noticias falsas:

1- Considerar la pagina de dicha información

2- Leer mas allá del titulo para entender toda la historia

3- Observar el autor de dicho post e investigar sobre él

4- Checar la fecha de publicación

5- Buscar en otras fuentes

Fake news: ser esclavo de las falsas creencias

Ensayo/opinión

Por Ernesto Samuel Rea Cano

La información es poder y la desinformación, también. Un pueblo ignorante o confundido siempre es más fácil dominar.

Desde que el hombre aprendió a vivir en sociedad no han faltado los que se dan cuenta que manipulando la mente de los demás pueden obtener provecho. Es así como nace la desinformación a través de los mitos, leyendas y las falsas noticias. En un principio las ideas religiosas, luego los avances científicos y ahora los sucesos sociales, son los que han dado y siguen hasta nuestros tiempos la oportunidad a algunos cuantos manipuladores, oportunidad de ganar poder político, social y económico.

En un país como el nuestro, falto de conciencia cultural, política y social, se vuelve aún más fácil la manipulación social. Las falsas ideas constituyen esa herramienta básica, ya que mediante éstas se hace caer a las personas en creencias que por un lado desvirtúan la atención hacia hechos políticos o situaciones de carácter social que le son necesarias al poder de los gobernantes o incluso mantener a las masas en creencias erróneas que les permiten que éstas (las masas) estén más interesadas en un hecho mágico-religioso o científico equívoco que en esos hechos o fenómenos trascendentales y primordiales en que la población debe de estar ocupada.

No cabe duda que los medios de comunicación han jugado y los avances de éstos siguen significando la mayor herramienta para la manipulación a través del uso de las falsas noticias, y que mientras un pueblo no obtenga un criterio crítico de lo que lee, seguirá esclavo de sus propias falsas creencias.

El circo que valió la pena

Crónica

Opinión

Por: Ernesto Samuel Rea Cano

Llegó el circo a mi pueblo… ya se han de imaginar cómo me recibió mi hijo cuando llegué a casa después del trabajo: “Papá, papá, ¿qué crees?” Como si no lo supiera- pensé- “No sé, hijo, qué?” “Llegó el circo al pueblo”, y antes de que pudiera decirle que me sentía cansado y agobiado por el estrés pronunció la frase mágica: “¿Me llevas?”, poniendo esa carita de Bambi cuando se le muere su mamá. No me quedó más remedio que decir Sí y pensar: adiós a ese café calientito viendo las noticias de López Dóriga.

“Bienvenidos todos… hoy… hoy… es noche de circo…”, salían las palabras de una vieja bocina a la cual se le notaba el cansancio de años, kilómetros y pueblos recorridos; por fin después de unos largos minutos en la fila, no por tanta gente que quería comprar boletos, sino porque la taquillera creo se le olvidó que “hoy… hoy…” era noche de circo. Por fin, el mejor lugar… ¿cuál?, pues el que mi hijo eligió. Después de entrar apresuradamente junto con un puñado de niños como si fuera la etapa final de un maratón o supongo que pensarían que las graderías con ellos, no más de 20 niños, se llenarían; “¿Aquí?”, le pregunté; “Sí, es el mejor lugar”, respondió orgulloso de haber ganado ese pequeño espacio en aquellas gradas de madera de no más de veinte centímetros de ancho encimadas una sobre la otra hasta crear una altura no mayor a los dos metros. Una carpa que, gracias a Dios, no era tiempo de lluvias ¡que si no!, un pequeño puesto de palomitas por aquí y uno más de dulces, chicles, cacahuates y algo más por allá, un pequeño semicírculo casi al centro de la pista, unos aditamentos de cirqueros regados por todos lados y un par de jaulas con dos animales viejos, sucios y quejumbrosos que amenizaban con rugidos y el arrastre de las cadenas el ambiente circense por el cual habíamos pagado aquel par de monedas.

Y la bocina no dejaba de anunciar… “hoy, hoy noche de circo…, comenzamos a las ocho y media…, hoy, hoy noche de circo”. Qué curioso, mientras escuchaba ese anuncio veía mi reloj y casi las nueve. Supuse que se le había terminado la pila o se adelantó por alguna razón desconocida, ya que, no obstante, aquella vieja bocina anunciaba que iniciarían a las ocho y media, casi las nueve y ni payasos, malabaristas o domadores hacían acto de aparición. “Tercera llamada, tercera llamada…”, por fin —pensé—, unos minutos más y la señora del puestecito acabaría con mi dinero.

Uno a uno fueron saliendo los personajes y a mis ojos cada minuto les era más difícil mantener levantados los párpados, hasta que: “Gracias amigos por habernos acompañado esta noche, nos vemos mañana a la misma hora y en el mismo lugar”. Sí, por fin a casa.

Al salir le hice un comentario a mi hijo, esperando estuviera de acuerdo conmigo en que el show había sido un fisco: “Hijo, qué duras estaban las gradas, ¿verdad?”, a lo que contestó: “Sí”, guardando un silencio, pero antes de hacer mi siguiente jugada, me dijo “Pero valió la pena”. ¿Qué podía decir ante esa expresión?, no tuve más remedio que chutarme, en voz de mi hijo,  toda la función, sus diálogos y hasta participé como personaje durante todo el camino de regreso a casa. Entonces, mientras mi hijo me decía qué hacer y decir, para completar nuestra propia función de circo andante, recordé que una ocasión mi padre, que ya no está conmigo, me llevó al circo. Le hice repasar toda la función también. Ahora me pregunto: ¿Le habrán calado también las gradas?”. No sé, lo único que sé es que aquella ocasión, también, también valió la pena.

Visite su blog

Tour Cantinero Guadalajara

Reportaje

Por Heriberto González Pineda

@glezpineda

Las cantinas tradicionales están en peligro de extinción, poco a poco nuevos modelos de negocio invadieron el mercado y con ellos desaparecieron algunos lugares en donde el tapatío asistía al finalizar su jornada laboral, algunos incluso durante ella. Así fue que el Bar Chapala y Molachos son ahora un recuerdo en la memoria de Guadalajara, sin embargo aquí señalamos algunas dentro del primer cuadro de la ciudad que aún están vivas, muy vivas, esperando visitantes para pasar un agradable momento. Recordemos que el fin primordial es pasar un buen momento así que si usted decide visitarlas y consumir hágalo con moderación.

 


1.- Bar Martín

Resulta injusto recomendar una bebida cuando todo lo que se sirve en este emblemático lugar es digno de un rey. Sin embargo, tal como lo mencionan en la barra, el Bar Martín es el primer lugar donde se sirvió una Yerbabuena. Es imperdonable omitirla, aunque se recomienda tomarla al principio de la fiesta para ayudar al estómago o en el caso contrario de que la parranda de un día anterior haya hecho estragos beberla para estabilizar el cuerpo y las sensaciones teniendo cuidado de no “conectarla”. Colón # 901 Col. Moderna.

2.- Bar Morelias
En el corazón del barrio de Mexicaltzingo se encuentra esta singular cantina. Pequeña, acogedora, te da una sensación de estar bebiendo en casa. En esta típica cantina de barrio, la sangría es la bebida recomendada para consumir. Sobre la barra, decenas de gorras y sostenes engalanan el lugar, son amuletos de buena suerte comenta el cantinero, quienes gustan del lugar los dejan en señal de agradecimiento. Epigmenio González # 1132 Col. Mexicaltzingo

3.- La Sin Rival

Ubicada en la Calzada Independencia y Gante, esta peculiar cantina cuenta con el honor de tener el registro más longevo en el rubro, fue fundada ¡en 1898! Una edificación tan antigua como simple con una puerta abatible que te invita a pasar. Restaurada más de una vez, un mural con un collage de letras te recuerdan donde estas al estar hecho con palabras meramente tapatías.
Usando un poco la imaginación y rememorando los años mozos de la Calzada Independencia, la Sin Rival sigue ahí observando y siendo parte de historias que se pierden en la cotidianidad. Cervez de barril servida en “Chabela” para refrescarse es uno de los placeres que puede darse aquí. Calzada Independencia Sur # 699 Col. Barragán Hernández

4.- Restaurant Bar Oriental Mascusia

Al Mascusia no se va solamente a beber, ya que una vez que se pide una bebida inmediatamente el mesero le sugiere alimentos para acompañar. Desde una torta ahogada, tacos dorados, sopa de médula, caldo de camarón o el mismísimo viril. Lo mejor es que no genera un costo extra en la cuenta, mientras se siga consumiendo bebida, la botana seguirá siendo cortesía de la casa. Por alguna extraña razón, la cerveza en Chabela sabe mejor en este lugar. Av. Francisco Javier Mina # 336 Col. San Juan de Dios

5.- La fuente

Quizá sea la cantina más famosa de la ciudad, ubicada en el corazón del centro histórico, la fuente fue fundada en 1921 y re ubicada en 1950. El barullo es parte de ella. Un viejo piano suele acompañar a los asistentes que siempre les dejará un gran sabor de boca.
Una antigua bicicleta que fue olvidada, nunca reclamada, mucho menos limpiada, observa sigilosamente a los parroquianos y turistas que asisten. Un tequila, brandy o una cerveza es lo mejor que se puede beber aquí. Pino Suárez # 78 Col. Centro

6.- Los Famosos Equipales

Si lo que se busca al momento de beber es un lugar tradicional, con un trago único, lo ideal es visitar Los Famosos Equipales. “Nalgas alegres” es el nombre de la bebida exclusiva de la casa, si pide una seguramente se la entregaran a un acompañante para así pedirle el favor de que le pase las nalgas. Nostalgia pura en sus paredes con fotos antiguas de futbolistas, músicos y toreros, dignas todas ellas de un museo de su especialidad. Ofrecen alguna botana gratuita y otras más a la carta, un lugar imperdible e imperdonable omitirlo. Juan Álvarez # 704 Col. Artesanos

7.- La iberia

Otra joya dentro de la corona cantinera de Guadalajara es Cantina La Iberia, donde no pasa desapercibida su variedad de botana, la cual conforme vas consumiendo va aumentando de nivel comenzando con churritos, fruta picada, hasta llegar a las tradicionales como tortas ahogadas, tostadas y demás. Se puede sentar en una mesa o directamente en la barra donde siempre te atenderán de la mejor manera. No importa la bebida que pidas, todas son de la mejor calidad, excelentemente preparadas o heladas si son cervezas, lo importante es disfrutar el ambiente. Alameda # 9 Col. El Retiro.

El héroe tapatío que tiene su propia calle

Reportaje

Por José Ricardo Contreras S.

Diariamente, quienes vivimos en esta metrópoli, vamos y venimos de un lugar a otro y pasamos por ellas sin detenernos a pensar en quiénes son realmente, en su origen o en su pasado: son las calles de Guadalajara, pero ¿Sabe usted por qué razón un mismo camino llega a tener hasta tres nombres? O acaso, ¿tiene idea de cuántas calles tienen nombres de personas cuyo único mérito ha sido el haber asesinado a muchas otras? Podríamos mencionar una lista interminable de ellas y, sin lugar a dudas, ha de ser un verdadero oprobio para quienes habitan por ellas. Por eso en esta ocasión conoceremos un poco de un personaje que se contrapone a esta premisa.

Se trata de Martín Macías y nació en 1974 en esta ciudad de Guadalajara y tiene una calle que lleva su nombre.

Ingresó a la brigada deportiva militarizada Dragones a los diez años de edad en lo que ahora es el centro comercial independencia. Allí aprendió los primeros auxilios y posteriormente, cuando tenía 17 años, realizó su primer servicio en las explosiones del 22 de abril de 1992 en el barrio de Analco de esta ciudad.

Al siguiente año, en Junio, ocurrió una inundación en la colonia Lomas del Paraíso que cambió su vida para siempre.

El agua, busca siempre su cause –rememora Martín–, El lugar en donde se encuentra esa escuela era el cause de un arroyo y lo que pasó en aquella ocasión probablemente pueda volver a pasar.

Sucedió que una fuerte lluvia con granizo provocó que la escuela de nombre Guadalupe Victoria (en el turno vespertino, ya que en el matutino se llama Adolfo López Mateos) de La colonia Lomas del Paraíso, hizo reventar las bardas que contenían el inmueble, provocando una dramática escena donde el personaje que nos ocupa, y que contaba con 18 años entonces, se lanzó a salvarle la vida a 70 infantes que estudiaban en esa escuela, además de 3 profesores.

La puerta estaba encadenada y con candado e intenté ir por las llaves pero no conseguí nada por lo que encontré una varilla y, buceando, abrí la puerta. Luego, fui sacando a los niños, uno por uno; en algún momento, entré a un salón y encontré a un maestro y tres niños debajo de un mesabanco y les dije “tranquilo jefe, no es un terremoto, es una inundación”, y los saqué de allí también. En total fueron 73 personas a las que saqué de esa escuela.

A las semanas del suceso la junta de vecinos decidió por unanimidad pedir al gobierno municipal de Zapopan que la calle por donde se encuentra esa escuela llevara el nombre del victorioso héroe y así sucedió desde ese día. Entre vivas y aplausos la población recibió el 30 de Agosto de 1993 al hombre que arriesgó su vida aquella tarde.

No recuerdo la cantidad exacta de a cuantas personas le he salvado la vida –cuenta Martín al cuestionarle al respecto– pero calculo que podrían ser más de 200 personas.

“Lo que yo hago no es en realidad algo extraordinario, simplemente es mi manera de ayudar o de contribuir a mi comunidad, devolviéndole un poco de lo mucho que me ha dado.  Si todas las personas hiciéramos algo por alguien más, esta sociedad sería muy diferente”. Afirmó Martín Macías.

 

Datos:

En el municipio de Guadalajara los nombres de las calles los determina el municipio y, en ocasiones, sucede en conjunto con la población de un lugar, pero eso, muy rara vez pasa.

Existen calles que cambian de nombre por cuestiones de numeración como la calle Javier Mina que luego se convierte en Juárez y posteriormente en Vallarta.

El mérito que debe tener una persona para que una calle lleve su nombre, en un 80%, es desconocido por las autoridades locales al momento de cuestionarles.

El 75% de las calles tiene nombre masculino, solo el 5% en femenino y el 20% restante son objetos, animales, cosas o particularidades.

(Investigación realizada en Archivo de la ciudad de Guadalajara)

Algunas calles a las que se les ha cambiado el nombre en Guadalajara:

Coordilleras por Manuel Clouthier

Calzada del Obrero por Juan Pablo II

Monte Casino por Fidel Velázquez

Lafayette por Chapultepec

Las Aguilas por Pablo Neruda

Manuel Tolsa por Enrique Díaz de León

Tepic por Luis Pérez Verdia

Av. Washington por Circunvalación Agustín Yañez

Boulevard Tlaquepaque por Boulevard Marcelino García Barragán.

Fuente: “La cuadrícula”, Eduardo López Moreno